El camino hacia la euforia

bipolar-personality-disorder

La manía, corresponde a uno de los estados más antiguos de la psiquiatría. Por definición se trata de un estado de furor, de exaltación o euforia, considerado un episodio mayormente afectivo que puede variar entre la euforia y la disforia. En pocas palabras entre el ser gracioso, elocuente, jovial y extremadamente desinhibido; a aquel rabioso, incontinente, verborreico y explosivo; existiendo numerosos matices entre ambos tipos.

Como en muchas patologías psiquiátricas, se presenta como una defensa a estímulos dolorosos o condiciones tristes que son muy complicadas de afrontar. Es común observar como personas que pueden estar tristes en algún momento intentan no expresarlo mostrándose muy felices, joviales o alegres, no significando específicamente un estado de euforia, pero ejemplificando de forma leve como funciona. En el caso de la manía, se observa ya en casos extremos en los cuales existe una vulnerabilidad biológica o alguna predisposición genética a este tipo de estados.

4D8

Son raros los episodios maníacos puros observándose en muchas oportunidades síntomas psicóticos, siendo frecuentes los delirios de grandeza tipo: “puedo leer las mentes, predigo el futuro o estoy destinado a salvar a la humanidad”; los delirios de ideas místico-religiosas tipo: “hablo con Dios y con los santos”; y los trastornos senso-perceptivos como alucinaciones entre otros síntomas.

Mientas más rápido puedan detectarse los cambios de humor y ser atendidos de forma correcta, se puede evitar el empeoramiento de los síntomas, el manejo de los mismos y sobretodo el deterioro. Siendo éste de especial importancia ya que se dice que cada vez que existen crisis, el cerebro sufre cambios neuroquímicos y estructurales que pueden ser irreversibles; perdiéndose capacidades intelectuales.

La manía aunque también puede ser producto de otras patologías médicas, en la mayoría de los casos debe ser tratada por psiquiatría en pro de mejorar la calidad de vida de los pacientes y de sus familiares, los cuales se afectan enormemente por las características de la enfermedad.

Existen numerosos tratamientos que se utilizan en la actualidad para remitir los síntomas, entre ellos la farmacoterapia, la psicoterapia y la neuroestimulación. Si tenemos a nuestro alrededor personas que sospechemos que podrían presentar alguna patología de éste tipo, no dude en servir de continente para su asistencia a un especialista de la salud mental.

Danielle Gerardino

Médico Psiquiatra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s