El tabaquismo: un riesgo para la vida

image

El cigarrillo como se le conoce, consta de hojas de tabaco envueltas en papel. La nicotina como componente principal, es una sustancia altamente adictiva,  dura apenas dos horas en el organismo y puede producir posteriormente intensos deseos de fumar nuevamente.

Afecta directamente el sistema nervioso central provocando bienestar con efectos que se consideran antidepresivos y ansiolíticos. Sin embargo termina produciendo síndrome de dependencia tanto psicológica como física cuando falta la sustancia. A ese síndrome se le denomina tabaquismo.

Según la Organización Mundial de la Salud es considerado una de las primeras causas de invalidez, está relacionado con aproximadamente 10 tipos de cáncer, aumenta considerablemente el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de paso, produce efectos secundarios diversos tales como cefalea, ansiedad y  como el enfisema o inclusive impotencia.

Gran cantidad de países han realizado numerosos esfuerzos por disminuir el consumo tabáquico.  Es una droga legal con amplias facilidades de utilización en las labores cotidianas, extiendo su uso a lo largo del día sin mayores inconvenientes.

Además del uso recreativo que se le da, existen numerosas comorbilidades o enfermedades psiquiátricas relacionadas al tabaquismo. Se dice que los pacientes con trastornos ansiosos y  depresivos son las más frecuentemente asociados al consumo de tabaco, sin embargo existen efectos directos sobre los circuitos dopaminérgicos que influyen en patologías tales como los trastornos psicóticos, llevando a este tipo de pacientes a usar la sustancia para aminorar sus síntomas sin saberlo.

Ahora bien, los psiquiatras actualmente contamos con numerosas herramientas para atacar directamente el uso continuo del cigarrillo, el problema está en que se impulsa mucho su utilización por medios sociales ignorando las advertencias que realizan los profesionales de la salud. El uso de parches, cigarrillos electrónicos, medicamentos para aminorar la ansiedad e inclusive con psicoterapia,  ha demostrado que se puede dejar de fumar, siempre y cuando exista un interés real por los consumidores por recuperar su salud y evitar las nefastas consecuencias producto de este mal hábito.

El cigarrillo es repulsivo para el olfato, desagradable para la vista, peligroso para el cerebro y nocivo para los pulmones». Jacobo I de Inglaterra.

Fumar puede ser un placer efímero, pasajero, momentáneo. Dejar de fumar una satisfacción plena, continua, mas alla del tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s