La eutanasia: una decisión sin vuelta atrás

eutanasia

La muerte como tema médico siempre ha sido difícil de tratar. Como profesionales de la salud, nuestro lema de “primero no hacer daño”, no pierde vigencia con el pasar del tiempo, siendo imperante promover calidad y condiciones de vida en pro de los pacientes. La eutanasia como fallecimiento asistido, corresponde a un problema ético-religioso de difícil manejo y suscrito de forma cercana, a la legalidad de cada territorio geopolítico.

Últimamente entra mucho en boga el tema de la eutanasia como alternativa terapéutica. Las dificultades que conllevan el tratamiento de ciertas enfermedades terminales, la presencia de síntomas que generan malestar importante tales como el dolor crónico, la falta de movilidad e inclusive, la incapacidad motora producida por algunas enfermedades degenerativas, producen que los pacientes en ocasiones prefieran un fallecimiento asistido por sobre las medidas paliativas que podamos ofrecer.

En estos casos, todas las instituciones de salud poseen o deben poseer un comité de bioética encargado de dar respuesta oportuna a estos casos tomando en cuenta las condiciones bio-psico-sociales de cada individuo, sin olvidar las orientaciones religiosas y espirituales por las cuales se rige tanto el paciente como la familia que conforma.

Psiquiátricamente, la voluntad de morir nos conlleva a otras interrogantes: ¿está el paciente en sus correctas facultades mentales para decidir asertivamente su forma y momento de muerte? Es bien conocido y tratado en numerosos post, que ciertas enfermedades mentales están directamente asociadas al suicidio.

Por esta razón, es prioridad que en los casos en cuestión, un psiquiatra puede determinar las condiciones clínicas y mentales de los pacientes para poder determinar hasta qué punto nos encontramos ante una decisión coherente y no ante un síntoma que responde a la condición actual del paciente.

Casos en los cuales se merma en forma importante las condiciones vitales, prohibiendo el disfrute, el desarrollo de nuestras cualidades y sobretodo, las expectativas que podamos tener para nuestro futuro y presente, promueven la alternativa de la eutanasia sin olvidar que éste tipo de circunstancias debe ser evaluado de forma multidisciplinaria, hasta el punto de tomarlo como alternativa siempre y cuando el paciente y la familia velen por el bienestar del paciente, entendiendo que la calidad de vida es el eje fundamental de nuestra labor.

Tan importante como el buen morir, es importante el buen vivir. Entre nuestras decisiones de vida, también se encuentra la muerte. Hagamos lo posible para afrontar de forma correcta nuestras condiciones, buscar el apoyo necesario y al final, no apresurarnos en elegir vías que no tienen vuelta atrás. En la medida de lo posible y siendo lo mas objetivos que podamos, nunca olvidemos que decisiones como la eutanasia no tienen vuelta atrás.

Documental realizado por la NatGeo que muestra diferentes casos relacionados con la eutanasia.

Llevan a cabo la primera eutanasia de Colombia | Telemundo ARV

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s