Análisis de la película Mad Max: Fury road

mad_max_fury_road_wallpaper_1920x1080_by_sachso74-d8r49ti

Mad Max es una película de acción ambientada en un mundo postapocalíptico donde el agua casi no existe, la vida gira en torno a la supervivencia y de forma muy bizarra expresa parcialmente las profundidades de la psique.

Si, inconsciente, crudas y bastas, nuestras pulsiones y deseos nos impulsan camufladas y controladas por nuestra conciencia e inteligencia, nos hace capaces de lo peor y de lo mejor.

En la trama principal tenemos a Inmortan Joe, el jefe de una camada de asesinos, que han sido convencidos desde su nacimiento de la existencia del Valhala, una tierra prometida a la que solo entran héroes, los cuales simplemente terminan siendo aquellos guerreros que en un acto de puro instinto, se lanzan a la muerte escribiendo su destino siempre a favor del ser supremo.

Con rostros y cuerpos llenos de arena, para evitar la deshidratación, esta tribu de guerreros conductores roban la sangre de los forajidos para subsistir, acaparan el agua que le denominan “agua-cola” sin razón aparente (tal vez publicidad o el simple neologismo de los autoritarismos) y la utilizan como moneda de cambio por gasolina o leche materna mientras que la población, que solo cumple la función de observadores y devotos del jefe supremo, muere lentamente esclavos de sus necesidades.

“No tomen demasiada, se volverán adictos y solo vivirán para buscarla”, frase pronunciada por Joe al abrir por minutos el agua para sus súbditos, toda una muestra del poder de controlar la vida y la muerte.

Más allá de lo antes mencionado observamos como nuestra necesidad de ser guiados y de formar parte de la manada, cierran nuestras puertas al pensar y sentir. Inmortan, acapara además de la poca vegetación existente, a la mujeres más bonitas para procrearse (solo él) y para colmo, posee matronas tal cual animales, de las cuales succiona leche materna para su placer y bienestar.

Un estado donde se reparten las migajas a la plebe mientras que jefe se inunda en vida y placer, se ve distorsionado por un grupo de sublevados que, huyendo del régimen, se embarcan en una aventura en consonancia con una ciega esperanza de superación que lo lleva a mirar más allá, hacia una tierra verde, llena de árboles, agua, recursos e igualdad. Acompañados de las “esposas” de Joe, las cuales huyen despavoridas de su amo y señor.

1x-1-2

En numerosas peleas con carros de batalla, trasfusiones de sangre, bastante música rock y kamikazes desalmados, observamos como la sublevada protagonista junto a “mad max”, logran hacerse su camino hacia el destino fijado en medio de muerte, desesperación y muy en el fondo, esperanza. Solo para percatarse de que ésta tierra murió por falta de suelos fértiles. (Al fin y al cabo los árboles del bienestar necesitan tierras aptas para su crecimiento).

En vista de esto, al hacer memoria de los numerosos suelos fértiles que se econtraban en su antiguo hogar, deciden volver para mejorarlo, derrocar la tiranía y aprovechar los fértiles suelos para la obtención de plantas, oxígeno e igualdad.

Como humanos, nuestro instinto de supervivencia, nuestra capacidad de adaptarnos y nuestras capacidades físicas e intelectuales, están diseñadas para dar guerra en contra de las adversidades, hasta el punto de poder adaptarnos a situaciones y mandatos egoístas que promueven la falsa igualdad de los plebeyos mientras ellos viven lujosamente, implementando la leyenda entre las masas y acabando con todo procesamiento individual que posteriormente pueda poner freno al crecimiento del modelo fundamentado. Mad Max, sin olvidarnos de su género, es una película que muestra los confines de nuestra vida, optando por las frivolidades del matar para sobrevivir, del formar parte de una progenie adoctrinada y sobre todo, de que las capacidades de adaptación individuales nunca deben ser opacadas por las generales.

Los humanos somos capaces de lo peor si solo nos dejamos llevar por nuestros deseos e instintos. Que nunca se nos olvide que conocernos, estudiar y razonar son las únicas salidas de un mundo de desolación y desesperanza en el cual se pierde el respeto al prójimo y solo nos conformamos por existir, porque vivir es un concepto que va un poco más allá.

Por acá les dejo el trailer de esta película:

Espero sus comentarios.

Danielle Gerardino

Médico Psiquiatra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s