¿Estoy actuando Bien o mal?

Bien-o-mal

La objetividad de nuestra mente, esta solapada por nuestra percepción de la misma.

Cuando hablamos de nuestras acciones en plano de autocrítica, siempre nos preguntamos ¿estará esto bien?, ¿es correcto lo que estoy haciendo?, ¿por qué soy tan mala persona?

No son escasas las ocasiones en que los pacientes buscan en los terapeutas, amistades, parejas e inclusive familiares, alguien que los ayude a dilucidar el camino a seguir, o mejor aún, que apruebe sus acciones para evitar la terrible culpa.

Pues bien, en esta ocasión, en plano de reflexión, deberíamos preguntarnos, ¿Quién dictamina lo bueno y lo malo?

La sociedad, nuestros padres e inclusive algo más instintivo, ayuda a conformar una entidad que Freud denomino “Super yo”, el cual se encarga de controlar hasta cierto punto  nuestro inconsciente. En ocasiones nos provoca hacer cosas que sabemos que no “debemos”, por lo cual nuestro “Super yo” nos dice que “está bien o que está mal”, evitando que encarrilemos nuestras vidas atropellando a nuestros allegados con el fin de lograr nuestros objetivos o deseos.

Ahora bien, dependiendo de cómo haya sido nuestra crianza, nuestros compañeros y la religión con la cual nos identifiquemos, hay personas que pueden estar más apegadas a la norma o mucho más alejadas de ella.

Entonces la duda viene al tratar de juzgar estas acciones. Nosotros como profesionales de la salud mental evitamos en todo momento dar juicio de valor acerca de las acciones de nuestros pacientes, tratando de dejar de lado nuestros prejuicios y creencias. Nuestro deber es esclarecer las acciones, buscarle sentido al por qué se hizo de esa manera, de dónde proviene ese sentir o deseo. Por ende, nuestro trabajo es ayudar a las personas a ver eso que no han podido observar de su conducta, porque solo de esa manera se puede evitar repetir una y otra vez los mismos errores durante toda la vida.

Entonces no todo es bueno y malo, también hay puntos medios. Puntos medios que como personas, profesionales y pacientes, debemos buscar para poder vivir en sintonía con nuestros deseos y expectativas.

La escisión de nuestra realidad solo nos permite cegarnos de todas las realidades intermedias. Hay que abrir los ojos para poder observar la realidad de nosotros mismos y de todo el conflicto social que vivimos en la actualidad.

Danielle Gerardino

Médico Psiquiátra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s