¿Soy un enfermo mental?

1455919

En vísperas de los comentarios recibidos últimamente, surgía la pregunta de la biología como precursor de las enfermedades mentales.  Nos preguntábamos ¿qué factores influyen en nuestra capacidad de perder el juicio? ¿Será que cualquiera puede “enloquecer”? ¿Soy yo, inmune a la locura?

Retrocediendo un poco tendríamos que tomar en cuenta el tema central del blog: Esclarecer la salud mental, que se ha hecho imperante porque existen numerosos mitos alrededor de la psiquiatría y la psicología.  El principal es aquel que suele decir la gente que responde impulsivamente: ¡yo no estoy loco! cuando se le recomienda asistir al especialista.

Pues más allá de la propia ignorancia, esto obedece al temor que todos podemos tener a la enfermedad mental. Nosotros los especialistas no somos la excepción a la regla.

Existe la genética y la biología, factores con los que nacemos y nos pueden predisponer a sufrir de ciertos tipos de enfermedades mentales. Por ende, si tenemos familiares de primer grado con esquizofrenia o trastornos afectivos, nuestras posibilidades aumentan con respecto a desarrollar enfermedades similares.  Sin embargo no es una condena de muerte, existen muchos otros factores que influyen en que se expresen estos genes  aberrantes.

Como bien decía Freud en las series complementarias: nuestra crianza juega un papel fundamental en nuestro desempeño vital. Nuestra estructura de personalidad dada por nuestra relación con nuestros padres, vivencias infantiles y el mundo  interno, conforman un constructo que nos define y nos predispone a ser neuróticos o psicóticos (ver post anteriores). De manera que tendemos a reaccionar de manera similar ante estresores internos o externos.

Posteriormente tenemos las vivencias actuales, que dependiendo del estímulo pueden desencadenar respuestas de gravedad variable, en consonancia con la manera en que las vivimos en nuestro mundo interno.  

En pocas palabras, nuestro “punto de quiebre” va a variar dependiendo de nuestras biología, nuestras características de personalidad y la situación a la cual nos veamos inmersos en un momento determinado. Por ese motivo, la misma situación para  muchas personas trae respuestas tan diversas como depresiones, trastornos por estrés o inclusive psicosis de diferentes tipos.

En vista de cuidar nuestra salud mental podemos incidir en los factores ajenos a nuestra genética tales como no consumir sustancias lesivas, entrenar nuestra capacidad intelectual, mantener buenos patrones de descanso y actividad e inclusive conocernos, manejar nuestras emociones de forma correcta y usar de forma preventiva las consultas con nuestros especialistas en materia de salud mental.

 Un estilo de vida correcto nos permitirá, en la medida de lo posible, utilizar las herramientas que nacieron con nosotros, moldearlas y emplearlas adecuadamente para ver la vida de forma optimista, proactiva y sobretodo lograr todas las metas que nos propongamos, esquivando asertivamente  los baches de las enfermedades mentales.

Somos lo que nacemos, crecemos y creemos.  Así que informémonos más e inventemos menos.

Danielle Gerardino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s