¿Y tú, propones o dispones?

Una-de-las-fotos-de-la-campana_54412205259_51351706917_600_226

Conferencia realizada en la Ciudad de Caracas-Venezuela en conmemoración al Día Internacional de la Mujer ( 20 de Marzo de 2015) 

    Antes que todo un saludo, mi nombre es Danielle Gerardino. Soy médico psiquiatra egresado de la universidad Central de Venezuela y en conmemoración del día internacional de la mujer, se me sugirió realizar una breve conferencia acerca de un tema en particular. Yo decidí la sexualidad femenina.

Dándole un enfoque cronológico al asunto, decidí dividirla en varios cortes con respecto a las etapas vitales venezolanas.

Primero tendríamos que preguntarnos, ¿Cuál es la frecuencia en la cual los venezolanos prefieren tener niñas?

No es la primera ni la segunda vez que me dicen que prefieren niños (probable respuesta) ya que las niñas ameritan más cuidados, más preocupaciones y más limitaciones. Aparentemente lo que más preocupa a un padre con respecto a un muchacho es si juega con carritos y si juega al futbol, por pretender algún deporte, nada que ver con mis preferencias; si es malo, mata animales y “no se deja joder” en la escuela, es secundario pero fácil de corregir. Con las niñas el problema difiere bastante, ¿tiene amiguitas? ¿Es coqueta? ¿Es su conducta recatada y cariñosa? ¿Cómo es su relación con los niñitos? ¿Ya tiene novios?

Así comienza la cruzada de preocupaciones, ¿puede una niñita hacer deportes sin parecer machorra? si se defiende del bulling escolar ¿es poco femenina? La cuestión entonces está en encontrar el equilibrio entre ¿ser cortes y agradable o ser una machorra o tal vez libertina?

Escuchaba el otro día unos padres hablando de cuánto le preocupaba que su hija practicara al béisbol, por ser un deporte muy “masculino”, y por otro lado que le molestaba que no fuera tan sociable. ¿Les parece lógico sacarla del único entorno donde tiene amigos, por el miedo que les da a ustedes que deje de ser tan “delicada”? les comento que de todos los pacientes homosexuales que he tenido, los hombres no jugaban con muñecas y las mujeres no practicaban deportes masculinos. Tal vez sea casualidad, pero no creo mucho en ellas.

Entonces aun peor va el tema de los noviecitos. Los niños muy chiquitos no tienen la capacidad de buscar un “novio” en el sentido adulto, más que todo representa un tema social al cual respondemos sin conciencia de nuestros actos. Es normal que a esa edades estemos tan pendientes de conocer nuestros cuerpos, que repudiemos por completos al sexo opuesto por ser extraño, inclusive es tanto así, que siempre nos hablan de nuestras mangueras como órganos explícitamente masculinos, pero no he escuchado la primera familia que se siente a hablarle a sus niñas de órganos reproductivos. No es que sea machismo eso ¿o sí?

En conclusión, los niños chiquitos tienden a ser más expresivos, impetuosos y activos que las niñas por el mismo tema cultural. Ya a partir de allí se escriben los caminos a seguir en la mayoría de los casos.

Después entra la pubertad y adolescencia, donde es bien conocido por todos que las mujeres se desarrollan primero que los hombres y el algo más tajante, si no han pensado en nada del tema, es la llegada de la primera “regla” a fastidiarles la vida. Algunos lo toman como un tema de júbilo, familias que celebran el desarrollo de sus hijas, otros como una total desgracia. La menstruación lleva consigo una gran responsabilidad.

Entonces antes de que a ésta se le ocurra hacer algo tonto, mejor las vestimos con faldas largas, prohibimos el maquillaje en los colegios y de ser posible, dependiendo del grado de “mente cerrada” de la familia, la metemos en un colegio de religioso unisex.

Pues bien, ¿cuál es su opinión general de los colegios de este tipo? 

¿Creen que las mujeres egresadas de

Como es un tema tabú e incómodo para las familias, el proceder común es que se evite hablar del tema en el hogar, dejando gran parte de la responsabilidad a los liceos y colegios. Tomando en cuenta que el primer contacto con estos temas es en educación familiar y ciudadana en 7mo grado, tenemos una enorme brecha en la educación básica al respecto, en espera de que alguien más con un interés ajeno al bienestar de los niños haga el trabajo

De esa información que recibirá, supongamos que en familia le enseñen acerca del embarazo precoz, en biología acerca de las enfermedades de transmisión sexual y uno que otro  maestro preocupado de cómo se va  a dañar su vida si sufren de alguna de las dos. Las compañeritas, sobre todo las de años superiores, las amigas, la televisión, películas y libros hablaran de lo placentero de tener relaciones, cosa que es bien sabido por todos , como tendemos a prestarle atención más a lo sabroso que a lo desagradable, se imaginaran donde se deposita la atención.

Las familias para manejar la culpa, les ponen faldas largas a las niñas, no las dejan salir y otra serie de obstáculos mientras que los niños si hacen y deshacen, es más, se celebra que tengas muchas noviecitas o que ande teniendo relaciones desde temprana edad. Entonces, ¿qué estamos haciendo?

Los seres humanos y todas las especies animales nacemos con un deseo sexual, que está allí aunque intentemos reprimirlo, por ende si una niña escucha las cosas buenas del sexo, ignora un poco las malas, es aupada por sus amigas y de paso se enamora de algún compañerito, lo cual a esa edad puede ser el primero que la haya ayudado con la terea y por consiguiente tenemos un desenlace que podría ser nefasto si no se toman las precauciones pertinentes. Entonces, ¿será que podríamos haberlo evitado si dejábamos un poquito las preferencias a un lado y le hablamos a nuestras hijas sobre el sexo? Al final, ellas lo harán cuando lo crean oportuno, pero por lo menos tomaran las precauciones pertinentes,  no olvidemos que tenemos como edad de inicio sexual en nuestro país 16 años más o menos 3, saquen su cuenta.

Por ultimo llegamos a la adultez, debido a la represión posterior y tomando en cuenta que no todas pueden hacer frente a esto, tenemos un alto porcentaje de mujeres con miedo, con sus reservas en tanto a la sexualidad, que ven esto como algo anormal y que de paso, deben afrontar las demandas de las parejas desde una perspectiva completamente distinta.

Pregunto yo: ¿cuántas parejas anuales necesita una mujer para ser considerada fácil?

¿Y un hombre?

¿No es derecho de todos poder decidir libremente con quién queremos estas por igual, siempre que se tomen las precauciones pertinentes? Entonces estamos creando sociedades que se histerizan al ver contenido sexual en todos los medios en vez de hacer algo para naturalizarlo, disminuyendo de esta manera las consecuencias y promoviendo la conversación abierta en nuestros hogares.

Por ende, la tendencia social es que si a una mujer le gusta un hombre, debe optar por “sutiles señales”, mientras el hombre la tiene que cortejar abiertamente. Si ella no le presta atención, él debe insistir y esperar el tiempo que sea prudente hasta ganarse su amor, ¿pero si él no le presta atención a ella? entonces mala suerte, porque sus opciones de acción no ascienden más allá de decirle a una amiga que se lo diga a él. Entonces vemos a mujeres unidas al muelle de San Blas. Más les vale no cortejar abiertamente a un hombre por el cómo se va a hablar de ella.

Por mucho que queramos aparentar lo contrario, seguimos el camino de la disposición y la proposición. Por ende no es de extrañar que se queden mal pegados los hombres en busca de mujeres que no tienen ningún interés en ellos, solo porque su orgullo no los deja entender la situación.

En pocas palabras, la manera de aumentar la edad de inicio de la sexualidad, disminuir los embarazos precoces, disminuir las enfermedades diversas entre las que incluimos el SIDA y las hepatitis, y de paso, permitir la igualdad de pensamiento entre hombre y mujeres, no es solo regalar condones en las esquinas, es afrontar nuestros propios miedos con respecto al tema y pasarles estas conclusiones a nuestros hijos, pero sobre todo a nuestras niñas. Porque si hay algo cierto en todo esto, es que el embarazo precoz cambia la vida de los implicados, pero sobretodo de las mujeres, porque nueve meses no son poco tiempo ni mucho menos.

La consecución de leyes, la promoción de mujeres en puestos de importancia, la abolición parcial de la figura de “ama de casa”, que no por casualidad no tiene nombre en masculino, son algunos de las avances logrados en materia de igualdad sexual. Solo hace falta entonces que las mujeres lo lleven a los ámbitos más primitivos, tales como lo antes planteados, para poder lograr una libertad plena e igualdad de derechos sociales.

El cuerpo de las mujeres le pertenece a ellas, no al primer hombre  que le abra la puerta del carro.

Muchas gracias.

Danielle Gerardino

Anuncios

3 comentarios en “¿Y tú, propones o dispones?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s