La depresión

depresión

Como una sombra que nos sigue hasta nuestros sueños, la tristeza forma partes de nuestros afectos habituales. Son muchas las situaciones que nos pueden conllevar a desarrollar esto continuamente, haciéndolos formar parte de nuestra cotidianidad.

Todos tenemos derecho a estar tristes, vivimos en un entorno que penaliza la tristeza, la evita, no la reconoce. Poco a poco se ha ido sepultando hasta el extremo de que muchas veces no nos permitimos reconocerla y superarla de una manera eficaz y saludable.

Poco a poco las distintas personas en este mismo miedo a sentir este afecto tan desagradable, han comenzado a diagnosticarla erróneamente, creyendo que alguien muy triste por causas reales tales como la muerte de un ser querido e inclusive problemas en los ámbitos vitales de importancia como rupturas de pareja o cambios de domicilio es inequívocamente víctima de una depresión.

La depresión como entidad clínica ha sido estudiada de forma continua, existiendo diferentes categorías clínicas para describirla y teniendo síntomas cardinales que la definen. Los psiquiatras estudiamos ampliamente estas manifestaciones, de manera de poder distinguir claramente las sutiles diferencias entre la tristeza normal y la depresión, y poder fundamentar el plan más adecuado para el abordaje médico de esta enfermedad. No todos están deprimidos, aunque en efecto algunos si lo estén.

Manifestaciones tan diversas como la pérdida del apetito, la falta de energía, las dificultades para disfrutar las actividades preferidas o hobbies, las ideas de minusvalía e incluso la falta de sueño o la necesidad imperiosa de dormir excesivas horas diarias (lease “Beneficios de un buen descanso”)  son varios de los indicadores biológicos de que algo no marcha bien en nuestras conexiones neuroquímicas.

La serotonina, conocida como la “hormona de la felicidad”, es una de las principales implicadas en la formación de los síntomas depresivos. Cuando esta se reduce considerablemente produce los síntomas antes mencionados y la disminución de otros neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina, conllevando a la formación de dolores musculares e inclusive la aparición de síntomas psicóticos diversos.

Por otro lado, el común denominador de la depresión es que esta tiende a empeorar si no se trata a tiempo, son numerosos los estudios que comprueban que una depresión mal tratada puede conllevar a aumentar sus manifestaciones clínicas observándose un aumento significativo de las probabilidades de suicidio en la población que la padece.

Actualmente existen medicamentos ampliamente estudiados que permiten tratar efectivamente los episodios depresivos, obteniendo al cabo de 4 a 8 semanas en la mayoría de los casos, mejorar la calidad de vida y permitir la reinserción oportuna de los individuos en la sociedad.

“Nosotros como compañeros, familiares, médicos y parejas inclusive, podemos hacer la diferencia en la vida de un paciente deprimido, ofreciéndole apoyo oportuno, acceso a ayuda profesional y colaborando en el cumplimiento de la medicación que se indica según sea el caso”.

Menospreciar al paciente y a las características de la patología que presenta, es una de las principales causas que arraiga la problemática. Frases como “No le pares, eso no es nada” o “No tomes eso, solo la buena actitud debería ser suficiente para superar todos los problemas”, son el pan nuestro de cada día y solo manifiesta la ignorancia que rodea las patologías psiquiátricas.

Nuestras palabras pueden tener un valor terapéutico así como dañar cualquier intento del especialista en ayudar a los pacientes.

Danielle Gerardino

Médico Psiquiatra

Solamente pueden consolar al triste la razón y el trabajo honesto.
Séneca

 

Anuncios

7 comentarios en “La depresión

  1. Muy buena informacíón,yo he sufrido depresion por la muerte de mi Mama y ya hace 3 años apenas estoy empezando a superar este vacio.no presento todas las caracteristicas mencionadas,porque como y trabajo,pero la tristeza no me pasa

    Me gusta

    • Buenos días. A veces los duelos pueden prolongarse un poco más de lo previsto. De igual manera hay características clínica que nos permiten diferenciarlo de la Depresión como tal. Me alegra que poco a poco vaya cediendo pero de igual manera estamos a la orden en caso de necesitar un poco de ayuda.

      Me gusta

      • Felíz y Bendecido día,he leido mucho sobre el duelo y en una oportunidad en una revista leí un comentario que decía que el duelo tiene 3 fases y que puede durar hasta 5 años..al principio quería estar sola,nada me llenaba,sentia que nadie me entendia,solo Dios…
        Enviado desde mi BlackBerry de Movistar
        ________________________________
        From: “Psique 2.0”

        Me gusta

      • El lapso promedio del duelo son 6 meses extensibles dependiendo de la relación con la persona, las vivencias y demás. Aunque es un proceso natural en ocasiones hace falta un espacio terapéutico en donde podamos elaborar mejor nuestras ideas para acortar los tiempos.

        Me gusta

      • A mi me pegó mucho porque fué mi Mamá,mi Amiga,mi maestra de vida y desde niña pensaba que seria muy fuerte para mi su ausencia.la atendí en cama como año y medio y siempre mi vida giró en torno a ella. Fué mi norte siempre y como no me he casado y no he tenido hijos todo mi Amor era para ella
        Enviado desde mi BlackBerry de Movistar
        ________________________________

        Me gusta

  2. Pingback: Ansiedad – Utepils Magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s