Discurso de Danielle Gerardino

.:Divergencia:.

“Solo es libre aquel que vive con sinceridad bajo la sola guía de la razón” dijo Baron Spinoza “…el corazón tiene razones que la razón no entiende” decía, por su parte, Blaine Pascal; “El hombre que pretende obrar guiado sólo por la razón tal vez no lo haga mal pero está condenado a obrar muy raramente”. Gustavo Le Bon. Psicólogo francés.

En todos los ámbitos se observa esta diferencia, estamos en un momento social que sepulta sentimientos y a su vez creencias y valores… un lado enamorado de un proceso, uno empecinado en cambios y economía; pueblo muriendo por pueblo, esclavos de una psicosis colectiva. Así mismo, ver que cada uno difiere entre lo que cree y vive, entre el intelecto y el pesar ; entre el amor y su coeficiente intelectual; es de locos…¿ y que más loco que este minúsculo hogar?, nuestro sito de trabajo, nuestra casa de estudio que nos formó y descompenso; que cada día se divide más, hasta el punto de ahuyentar a futuros integrantes, con una lucha sin celo entre el grupo que se enfoca en los vínculos y otro en la academia; con consecuencias nefastas como las decisiones apresuradas, empatías contradictorias y visiones erradas y ambiguas; ambiguas como esa certeza inexplicable de poder dividir lo laboral de lo académico, lo afectivo de las responsabilidades y la lógica de las verdades.

Es mí deber opinar en esto, porque difiero. Hasta que no logremos cohesionar el objetivo, siempre estaremos en caminos opuestos, quedara un vacío atravesado, mientras que la incertidumbre desenfrena nuestros rasgos limítrofes.

Nuestra labor siempre se ha dirigido a ayudar a los demás sin vernos en el espejo, y esto debe solucionarse para evitar un desenlace funesto en el que un bando abandone o el barco se hunda en su totalidad. Es nuestro deber extrapolar una realidad distinta a la nuestra actual e intentar integrar a nuestros compañeros y amistades; a obrar con buena fe tanto como con preparación. Sino seremos como dice alguien que admiro: una mesa coja, que al final, ni mesa es. La salud mental no puede concebirse sin los pilares fundamentales y eso es lo que siempre nos ha diferenciado de otros postgrados biologicistas y reduccionistas. Solo podemos otorgar lo que hemos resuelto de nosotros mismos.

Soy de los que cree, que al llegar al purgatorio, la entidad de turno nos evaluara por sonrisas regaladas, ansiedades digeridas, el cariño otorgado y los libros engullidos. Dejaremos a un lado las cargas obtenidas durante el camino y podremos descansar, o tal vez, hacer terapia celestial. Lo que si es cierto es que el día que podamos unir fuerzas, tal vez, y solo tal vez, podamos ser el eslabón que falta para esta sociedad parcializada, que no por casualidad ha dejado de lado en más de una oportunidad, a la salud mental.

Estoy infinitamente agradecido con mis maestros, mis padrinos y en especial mis padres, que en estos 3 largos años nos han brindado una enseñanza invaluable y un sinfín de alegrías. Culmino no sin antes mencionar a mi querido Peñón, que aunque este actualmente convaleciente, es y será a mi parecer, el mejor postgrado de psiquiatría de Venezuela.

Danielle Gerardino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s